Basados en el cuento del mismo nombre de Roald Dahl, Javier Plaza y Martín Corona hacen juegos de malabarismo y equilibrios para interactuar con el público. Con música de la Tokio Ska Paradise e improvisación, Un Cocodrilo Enorme tratará, con sus planes secretos y trucos ingeniosos, de comerse a uno, dos, tres o por lo menos una docena de niños.

El juego involucra a todos los asistentes quienes intentarán escapar del cocodrilo enorme para no ser devorados.

Participantes:

Requerimientos técnicos:

  •  2 micrófonos inalámbricos de diadema
  •   Reproductor de audio
  •   Bambalina